Escopetas paralelas: volviendo a los orígenes de la caza

Escopetas paralelas: volviendo a los orígenes de la caza

Escopetas paralelas: volviendo a los orígenes de la caza
escopeta paralela, escopeta yuxtapuesta, cazadorEl cazador se obstina muchas veces en mantener usos y costumbres propias de las últimas décadas del siglo pasado, como la escopeta yuxtapuesta, que no es precisamente el equipo que, por lógica y por los tiempos que corren, elegiría un nuevo aficionado.
Las paralelas tienen un encare muy bueno, nos dejan jugar bastante bien con la caza al salto y en mano.
Con estas escopetas podemos cazar conejos en postura y al salto sin problema alguno, liebres, codorniz, tórtolas, zorzal…

“Pues ahora tengo dos repetidoras, una superpuesta y mi paralela. Ésta nunca la venderé”. Seguro que comentarios parecidos a éste hemos escuchado alguna vez en referencia a las armas que tenemos y con las que nos sentimos más o menos identificados. Muchos, además, conservamos como verdadero tesoro alguna escopeta heredada o que fue regalo de nuestro padre e incluso de nuestro abuelo, siendo armas que siempre tenemos presentes.

Se observa una cierta tendencia a emplear de nuevo no sólo escopetas yuxtapuestas, sino a recuperar hábitos, costumbres y usos, también equipos, que eran los habituales en tiempos pasados. y en esto, la media de edad de los aficionados a la caza, la reducción de jornadas y piezas en la percha, y la cada vez mayor limitación para cazar, tiene mucho que ver.

Ahora se busca cada vez más disfrutar del conjunto de la jornada de caza que hacerlo exclusivamente de la percha que obtenemos, y además valoramos más cazar con una escopeta que aporte sensaciones y valores añadidos que excedan el mero hecho balístico.

Redescubriendo una vieja escopeta

Calificadas como “hierros” por más de un cazador que solamente ve en una escopeta yuxtapuesta la herramienta que los más antiguos llevaban para cazar, lo cierto es que en el terreno práctico se caza muy bien, de forma cómoda y efectiva, con una escopeta de dos cañones yuxtapuestos, culata inglesa o en semipistolet, cuyo encare ayuda mucho a centrar bien la caza que se mueve.

Hay quien está un poco de vuelta de las escopetas fabricadas en serie, y después de una etapa amplia cazando con superpuestas o semiautomáticas encuentra en una buena paralela una calidad y una personalización incluso, que no encuentra en otras escopetas, y esto añade ventajas para quien le gusta salir al campo con una escopeta más especial que una simplemente fabricada y montada en una especie de cadena de producción industrial.

Ni mejor ni peor, diferente

En efecto, no se trata de ir a la paralela por sus enormes ventajas técnicas, insistimos que si fuese por este motivo todos nos encaminaríamos a las otras escopetas, mucho más avanzadas.

Las yuxtapuestas no suelen contar con ánimas sobredimensionadas, ni siquiera en la mayoría de los casos con chokes intercambiables, no tienen posibilidad de acortar o incrementar la longitud de garganta para una más rápida adaptación, hay pocos modelos de tipo sporting, tampoco se suelen ver con cantoneras sofisticadas de diferentes materiales que buscan la reducción del retroceso.

Balísticamente tienen un gran comportamiento pero nunca competirían con armas más desarrolladas, no soportan bien las cargas pesadas en la cartuchería, con un equilibrio muy oportuno en 30-32 gramos de carga, su solista no siempre está elevada, y realmente quedan feas con puntos de mira modernos y luminosos.

A pesar de todo, la belleza de formas, sus grabados, la atracción de unas buenas pletinas corridas, su estilizado perfil, unas bonitas maderas, y su encare, hace que para muchos cazadores sea más que suficiente para pensar de nuevo en este tipo de escopetas.

No pensemos que tirar con una paralela es apostar por fallar caza, al contrario, estas escopetas tienen un encare muy bueno, nos dejan jugar bastante bien con la caza al salto y en mano, y la rotundidad de unos cañones bien barrenados y con chokes fijos en armonía con unas buenos y rápidos cartuchos de carga media, aporta un grado de calidad en la caza que cuesta superar con otras escopetas.

Adecuada para cualquier modalidad

La paralela es una escopeta que responde muy bien en cualquier modalidad de caza, desde la de conejos en verano a la general de perdices, liebres y conejos, pasando por la media veda e incluso llegando a quienes tienen a la becada como estrella de sus jornadas.

Es cómoda de llevar en una guardia cómoda y ágil de reacción para el encare, algo que los perdiceros que cazan con escopetas yuxtapuestas aprecian. Podemos mejorar el seguimiento de la caza si optamos por modelos con solista elevada mejor que cóncava o hundida, ya que de esta forma el encare nos remite casi a lo que veíamos encarando una semiautomática o una superpuesta, aunque en las paralelas siempre se ve el perfil superior de la boca de los cañones.

También resulta importante adaptar bien esta escopeta de forma que veamos más o menos banda según nuestra forma de encarar y las necesidades de tiro en la caza que tengamos, siendo muy recomendable ver al menos un tercio de banda en su tramo final para tirar al salto y en mano, ya que con ello mejoramos la efectividad en los disparos a media y larga distancia, habituales sobre todo en la caza de perdices.

Con estas escopetas podemos cazar conejos en postura y al salto sin problema alguno (son muy rápidas de encare las de cañones de 66 cm.), tirar liebres con perro de muestra en los muchos cotos que se están especializando en esta pieza por su abundancia, disfrutar de unas buenas jornadas de media veda con la codorniz como protagonista, incluso hay quien las emplea en calibre 20 para la tórtola y para el zorzal, además de para la caza en general.

Tres calibres útiles

Aunque las tenemos al menos en seis calibres de forma habitual, las yuxtapuestas más empleadas y buscadas para practicar la caza menor al salto o en mano son en calibres 12, 16 y 20, recámaras de 70 milímetros (atención a escopetas muy antiguas que tienen recámaras de 65 milímetros, no podremos emplear la cartuchería de mayor longitud de esta y es muy difícil encontrarla en calibres 16 y 20, en 12 se fabrica algún modelo en 12/65), y generalmente, culata inglesa.

Atractivo mercado de segunda mano

Bien a través de anuncios entre particulares o acudiendo a las subastas que organizan las diferentes Intervenciones de Armas de la Guardia Civil podemos encontrar muy buenas escopetas a un precio muy por debajo del mercado; lo importante no es comprar una marca, sino informarnos previamente sobre los mejores modelos de cada marca, que varían por épocas, y buscar alguna de estas escopetas, comprobando su estado externo e interno.

Resulta imprescindible comprobar el estado de los cañones por dentro y por fuera, la soldadura, los posibles desajustes, mecanismos de disparo, y ajustes y estado de la madera en general. En cualquier caso, partiendo de un buen estado de conservación de materiales, limpiar, pavonar y restaurar maderas no suele ser demasiado costoso, y se consiguen armas de categoría por un precio bastante competitivo.

(Texto: Paco Mateo. Fotos: Alberto Aníbal-Álvarez).


Recent Posts:

Leave a Comment

Post