Torcaces, becadas y zorzales: aprovechar antes que se vayan

Torcaces, becadas y zorzales: aprovechar antes que se vayan

Torcaces, becadas y zorzales: aprovechar antes que se vayan
Ya ha salido el último número de nuestra revista digital El Coto de Caza, y en él, además de caza mayor, pruebas, actualidad, competición, etc., ustedes pueden encontrar este interesante artículo sobre las últimas oportunidades con las migratorias.
Reportaje_Migratorias_M

Buena percha de zorzales lograda en el olivar.

Estamos ya en el remate de la temporada decaza menor, más que nada aprovechando las prórrogas sobre ciertas especies cinegéticas migratorias, como las torcaces, las becadas y los zorzales.

En las últimas semanas habrán sido miles las salidas, decenas de miles los lances y cientos de miles los cartuchos que se han llevado estas aves que pasan el invierno con nosotros y que se convierten en uno de los principales objetivos venatorios. Somos muchos los que nos hemos ido arrimando a estas aves ante la falta deconejos perdices, con lo que la presión que venimos ejerciendo sobre ellas es cada vez mayor. Y a pesar de darnos miles de opciones, siempre nos parece poco y nos queda la ilusión de que el próximo año, cuando lleguen los fríos en el norte y este de Europa, nos entren todavía más torcaces, zorzales y becadas, convertidas en un verdadero maná caído del cielo para los aficionados a la caza en España.

Torcaces. Hay torcaces que nos llegan en invierno, por millones, y torcaces, también por millones, que pasan el año con nosotros. Unas y otras se convierten en una de las opciones cinegéticas más completas del panorama español, desde la media veda hasta estos días invernales. Se cazan en puesto, al paso en sus entradas migratorias, en los asentamientos en las dehesas peninsulares, en puestos con los reclamos de nuestros cimbeles, al salto cuando nos movemos por encinares o pinares… Se llevan miles y miles de tiros, se capturan bastantes, pero cada año sus poblaciones y sus entradas son más abundantes. Bien merecen el respeto de los cazadores, que ahora ya no pueden, como antaño, hacer unas mínimas capturas para rematar la campaña en la contrapasa.

Becadas. Como asegura nuestro experto Miguel Ángel Romero, a la becada se va a ver trabajar al perro y a no dejarse pasar ni una. La becada se puede cazar a cualquier edad, pues el éxito o el fracaso depende del perro en un noventa por ciento. Unos perros que rompan monte si es necesario, patroneen durante minutos y minutos aguantando el zumbador, capten las emanaciones odoríferas a distancia, no se enfríen y encima cobren fenomenalmente. Esos perros son los setters ingleses.

Zorzales. Otra posibilidad en este remate de campaña, al alcance de miles de cazadores, la constituyen los ganchitos a los zorzales. Si no nos queremos complicar mucho, por aquello de ir en solitario, tenemos también las opciones de puesto fijo al paso o en mano. En muchos terrenos, los zorzales son ya una realidad asentada y una opción fantástica para entrenarnos en el tiro y rellenar una percha digna en estos días, pero atención a las fechas de cierre según cada comunidad autónoma.

(Texto: José Luis Palencia / Fotos: Shutterstock y Archivo)


Recent Posts:

Leave a Comment

Post